BLOG

MODELOS EXCLUSIVAS PARA UNAS VACACIONES DE LUJO EN LONDRES

¿Te imaginas a la preciosa mujer que escojas para acompañarte estrenando su nueva y reveladora lencería tras un día recorriendo la ciudad? Aunque no lleve lazo, estamos seguras de que será uno de los mejores regalos que recibirás estas Navidades. Cuéntale todos tus deseos, nuestras chicas son como los elfos de Santa Claus, ¡viven para regalarte todo aquello que puedas soñar!


LEER

LA MáS DULCE NAVIDAD

Mi acompañante de lujo llegaría el día 23 a casa para pasar conmigo todas mis vacaciones. Y, yo, estaba como un niño la mañana de Navidad: ansioso por desenvolver mi regalo. Los días con ella fueron todo lo que siempre había soñado para esas fechas y, tras compartir ratos muy agradables con ella y algunos de mis amigos en las típicas reuniones navideñas, decidí que nunca más volvería a acudir solo a un evento social después de conocer a Marissa Escorts.


LEER

QUé SE NECESITA PARA SER ESCORT DE LUJO

Si alguna vez has pensado en convertirte en escort de lujo o si te estás planteando probar nuestros servicios y quieres saber cómo son nuestras chicas, quizás tengas curiosidad por saber los requisitos necesarios para formar parte de Marissa Escorts.


LEER

YO NUNCA...

Los “yo nunca” se sucedían y, cada vez, el nivel de complicidad era mayor: yo nunca he salido a la calle sin ropa interior, yo nunca he tenido sexo en un lugar público, yo nunca he probado el sexo anal, yo nunca he tenido un fetiche sexual… En todas las rondas de “yo nunca”, alguno de los dos daba un trago a su copa de vino, hasta que llegó la siguiente: “yo nunca he tenido sexo con una escort”.


LEER

CONGRESO MUNDIAL DE CIUDADES INTELIGENTES CON MARISSA ESCORTS

¿Qué puede haber mejor que Marissa Escorts y sus chicas de compañía en Barcelona para mejorar la experiencia de quienes aumentan la calidad de vida en las ciudades? Estaremos encantadas de poder ayudaros a desconectar después de un largo día construyendo las ciudades inteligentes del futuro.


LEER

MI PRIMERA EXPERIENCIA DE SUMISIóN

El día de la cita me presenté en la dirección que me habían dado. No puedo negar que estaba un poco nervioso, aunque llevaba muchos años queriendo cumplir esta fantasía, no sabía si llevarla a la práctica me gustaría tanto como imaginarla. La chica con la que había quedado abrió la puerta y, sin mediar palabra, me cogió de la corbata y me llevó dentro del apartamento. Llegamos a los pies de la cama y, poniendo su mano en mi pecho, hizo que me sentase.


LEER